Tener el equilibrio entre belleza y salud no siempre es sencillo, pero debemos tomar en cuenta que para sentirnos bien por fuera debemos empezar por estar saludable por dentro.

 

1.  Los faciales son una necesidad, y no un lujo: ponerte faciales en el rostro con sábila, barro o mascarillas caseras que limpien e hidraten tu piel, siempre ayuda a lucir un rostro terso y naturalmente sano.

image001

2. Dormir: la mejor manera de revertir los daños causados por la contaminación, es dormir las horas necesarias. Además de recargar energía y reparar los músculos, mientras dormimos se reparan y crean nuevos tejidos y células.

image016

3.   “No” al estrés: hacer tiempo para disfrutar de lo que más nos gusta hacer, reduce la sensación de soledad y aislamiento, que causa hoy en día estrés.

image017

4.  Hacer ejercicio: ejercitarnos regularmente nutre la piel con oxígeno, mientras que sudar nos ayuda a eliminar toxinas.

image0185.  Deja el trabajo en la oficina: es importante darnos el tiempo para estar con la familia, los amigos o cualquier actividad que nos guste hacer y lo mejor es evitar llevar el trabajo a casa.

image019

6. Limpia, cuida e hidrata la piel en la mañana y en la noche: Nuestro rostro necesita su limpieza diaria y hay que hacerlo al menos dos veces al día, para liberar a la piel y los poros de cualquier tipo de contaminación.

image0207.   Usa protector solar todos los días: además de limpiar tu rostro, debes usar protector solar contra rayos UVA y UVB para evitar daños causados por los mismos.

image021

8. Eres lo que comes: la comida es la gasolina tanto del cuerpo como de la mente. Así que cuando comemos mal, se nota en nuestra piel.

 image022